Burberry deja de quemar los productos que no vende.


La firma defiende que “lujo moderno significa ser medioambiental y socialmente responsable”.

La marca de lujo británica Burberry ha anunciado este jueves que dejará de quemar los productos que no vende. La destrucción afectó el pasado año a ropa, accesorios y perfumes valorados en 28,6 millones de libras. Burberry también decidió no utilizar pieles, como ya hicieron Versace, Gucci, Michael Kors, Calvin Klein, Armani y Jimmy Choo.


Burberry quemaba sus restos de colección con el objetivo de proteger la marca de ventas a precios inferiores y de las copias ilegales. 
A pesar de que la firma informaba de que el proceso no contaminaba porque la quema se utilizaba para producir energía, esta práctica no encaja con la imagen de firma comprometida con el medioambiente que se desprende del plan aprobado el pasado año. La medida de acabar con la destrucción de productos entra en vigor inmediatamente. 

Comparte en tus redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *